martes, 17 de julio de 2018

Reisetagebuch: Praga

20161221_193212
De la capital checa tengo recuerdos agridulces pues fue ahí donde sufrí el frío más extremo ¡y eso que apenas eran -9°C! La capital checa tiene registro de haber llegado a inviernos de hasta -27° y espero nunca tener que estar en temperaturas tan bajas.

En Praga estuve apenas dos días, suficientes para admirar la arquitectura del centro de la ciudad, el puente de Carlos y el famosísimo reloj astronómico:

20161222_123923

Para conocer más sobre este reloj pueden ir al siguiente sitio.
En el centro de la ciudad hay muchas tiendas de souvenirs con cosas muy curiosas:

20161222_115138

Algo que me gustó mucho fue la arquitectura de las estaciones del metro y los colores.

20161224_093342

Las personas fueron muy amables, pero como mencionaba al principio, el frío hizo estragos en mi persona y tuve que pasar la mayor parte del tiempo dentro del hospedaje porque no aguanté el frío en las calles. Aún me quedaban dos ciudades en el itinerario y no podía darme el lujo de enfermarme.

20161221_221619

La primera noche cené en una taberna bajo tierra ambientada con cosas de cacería donde una banda tocó varios covers con instrumento típico. La comida de la carta tuvo muy buen sazón a pesar de no ser muy elaborada, la gran mayoría de los platillos eran carne con guarnición.

20161221_202853

20161221_195619

Praga me recordó lo agradecida que debía de estar por mi juventud, que me permitía el poder cargar las maletas de un lado a otro y aguantar cambios de temperatura. Espero regresar algún día para poder brindarle la revancha (de preferencia en verano).

20161222_122356


No hay comentarios.:

Publicar un comentario