martes, 19 de abril de 2016

¿Es Bodyline aún una opción para el Lolita?

¡Hola a todos! Espero se encuentren bien. A través de mi shoppíng service recibo muchas peticiones y algunas vienen de lolitas principiantes que comienzan a construir sus armarios. Muchos de los artículos son compras en Bodyline y gracias a esos pedidos he notado un par de cosas que no me tienen nada contenta con la marca. 





Mis primeros dos vestidos fueron handmade y el primero que compré fue el carrusel de Bodyline. En ese entonces no había promociones en el envío y tenías que mandar una orden grupal si querías ahorrarte unos cuantos pesos.  Me parecía una buena alternativa ya que entraba en mi presupuesto y no conocía mucho sobre la calidad de otras marcas.


Seguí vistiendo Bodyline varios años porque los precios bajaron y llegó la promoción de envíos gratis que junto con el truco del yen hacían que las compras fueran verdaderas gangas. En ese entonces la marca vivía rodeada de la controversia gracias a los concursos del chinito favorito de todos para buscar esposa y rumores sobre las condiciones en las que se fabricaban los productos.

Desde sus principios como tienda de lencería, muchas lolitas no tomaron en serio la marca y una división surgió entre lo que era brand (marcas japonesas), handmade y Bodyline. Aunque había presencia de marcas independientes, no tenían la fuerza que tienen ahora. Era "aceptado" usar zapatos, medias y blusas, pero los vestidos y faldas eran otra cosa. Una pena, ya que algunos diseños descontinuados eran realmente bonitos y los estampados florales también se defendían bien. Prints como el Love Nadia siguen en el recuerdo de las lolitas y otros como el Antique Clock o el Squirrel Party son tan amados como odiados.

 Blogs como FuckYeahBodyline comenzaron a mostrar que era posible hacer coordinados bellísimos con prendas de Mr. Yan, quien seguía usando su traje de ¿mago darks? (Sombrero de copa y gabardina larga) en las pocas fotos de él que se llegaban a filtrar. La marca no era perfecta, muchos vestidos tenían (y siguen teniendo) el estampado al revés, había varios lace monsters con la infame combinación negro x blanco mal ejecutada y los zapatos se rayaban con mucha facilidad, pero seguía siendo una opción económica pues comprar en subastas japonesas no era tan fácil como lo es ahora.

Fue hasta que al chinito le dieron ganas de viajar por el mundo que conocimos otra faceta suya. Su paso por México no pasó desapercibido y la descripción que daban chicas de varias partes del país era la de un hombre que amaba el alcohol, hacía bromas subidas de tono y a veces era demasiado confianzudo. Not my kind of people. Un día fui a recoger a una amiga al aeropuerto y me lo topé, comprobando lo que me habían dicho de él. 

Yan hizo muchas promesas alrededor del mundo. Un vestido para lolitas esperando un bebé que nunca vio la luz, el tan esperado y decepcionante vestido con print de pegasos y que pondría más atención al restock de mercancía de la página (lo cual no hizo). Los zapatos dorados y las botas de violín también tardaron pero llegaron...





Hubo varios incidentes extraños y curiosos, como el lanzamiento de la dakimakura de Yan (¡En 2 modelos diferentes!) y los errores en los lucky packs. Nunca te olvidaremos, 14 mangas izquierdas, nunca...tanto como al del abrigo y 3 fundas de Yan.

Desde prints como el Cinderella Bunny se atisbaban las ambiciones de Bodyline de competir con las grandes marcas, pero aunque los diseños mejoraron, la calidad seguía siendo la misma: La mayoría de los vestidos no tenían forro y algunos tenían una construcción extraña, el encaje seguía sin ser memorable. Entonces vino el golpe final y los precios aumentaron drásticamente porque viajar por el mundo no es gratis ¡claro!

Comprar en subastas japonesas y las marcas independientes junto con el lanzamiento de sitios como My Lolita Dress y Lace Market hicieron las compras mucho más fáciles. No era extraño encontrar vestidos de Baby o Metamorphose a precio de artículos de Bodyline. Una queja que siempre tuve de Bodyline es que los vestidos siempre me quedaron largos, así que me harté de ellos y los saqué todos a la venta. Solo me quedé con uno porque era demasiado viejo y no estaba en condiciones para venderlo y con lo recaudado empecé a poblar el armario con vestidos del largo adecuado y de muchísima más calidad, así que dejé de comprar en Bodyline por un buen tiempo.

La página sufrió una remodelación y con ella el truco del yen se volvió inservible. Peor aún, ahora te carga impuestos por cada compra. Por si fuera poco, aunque la página promociona envío gratis en compras mayores a 40 dólares ¡No lo cumple! Los precios de envío también subieron considerablemente y los paquetes siguen llegando de uno a dos meses después.

Con todo lo anterior ¿es aún una opción para las lolitas novatas? Yo absolutamente digo que NO. Marcas nacionales hacen un primoroso trabajo con los básicos del armario (Bloomers, blusas y pettitcoats), zapatos e incluso en la confección de telas difíciles como el chifón. Ahorrando un poquito más se puede conseguir fácilmente brand de segunda mano o comprar algo en Taobao. 

Un punto muy importante a tomar en cuenta al hacer nuestras compras es el valor de reventa. Un Bodyline difícilmente se venderá al 70% de su precio original si queremos que se venda rápido, por lo que no tendremos gran ganancia. En cambio, si tenemos otro artículo bien cuidado y no tan común en el mercado, fácilmente podremos sacarle unos pesos extras.

¿Ustedes qué opinan? ¿Qué marcas recomiendan para lolitas novatas? ¡Nos leemos pronto!














No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Crazy in Pink ♥ || diseño ©Sleepy Victory Mayra Victoria derechos reservados 2016